¿Necesitas comprar un andador?

    Antes de comprar un andador te vamos a explicar porque puedes necesitar  andadores para personas con movilidad reducida.

    Estos aparatos  se ven cada vez mas habitualmente por nuestras calles ya que son una ayuda técnica muy efectiva que aporta seguridad y autonomía a las personas que tienen dificultades para mantener el equilibrio o cualquier otra discapacidad relacionada con la marcha.

    Dependiendo del estado físico de cada paciente se necesitará un tipo de andador. Los diferentes tipos de andador son los siguientes:

    Andadores sin ruedas.

    Son los andadores que más seguros pero los que más esfuerzo necesitan durante su uso. Hay que levantarlos a cada paso

    Este tipo de andadores sin ruedas se utilizan en interior y por personas con movilidad reducida, para dar los primeros pasos tras un operación y para la ayuda a la incorporación.

    Andadores de dos ruedas.

    Cuentan dos ruedas delante y dos patas fijas traseras con conteras de goma.

    Hay que levantar la parte fija del andador para caminar arrastrando levemente las conteras. Son adecuados para personas con grandes problemas de  movilidad porque aportan gran estabilidad y su  uso ideal es en interiores. Los suelen utilizar los ancianos con muy poca estabilidad.

    Andador 2 ruedas internas

    Andadores de 3 o 4 ruedas.

    Los andadores de 3 ruedas cumplen la misma función que los de 4, pero a nuestro juicio, penalizan bastante la estabilidad por lo que sólo los aconsejamos para su uso en interiores cuando existen problemas de anchura de paso.

    Los andadores de 4 ruedas son los más prácticos para su uso en exterior y son aptos para la mayoría de los usuarios, si bien es cierto que se necesita cierta capacidad de movilidad para realizar  un uso seguro.

    Siempre llevan frenos y pueden llevar otros accesorios como asiento y respaldo. A nosotros nos gustan los que simulan un carrito de la compra.