Ortesis Miembro Inferior

    ¿Necesitas comprar una ortesis de miembro inferior?

    Si necesitas comprar un órtesis de cadera, rodilla, tobillo o pie, a continuación te explicamos para y porqué se utiliza cada tipo:

    Ortesis de rodilla:

    Indicado para patologías, lesiones o dolor de rodilla como tendinitis, bursitis, lesión meniscal, artrosis o reumatismo, entre otras:

    Ortesis de compresión-sujeción suave: Este tipo de rodillera sirve para sujetar y dar una suave estabilización. Recomendado para problemas reumáticos o artrósicos. Un ejemplo sería la rodillera clásica, de de un tejido elástico, que no provoca una compresión demasiado fuerte.

    Rodillera de compresión media: Aportan mayor sujeción y son más adecuadas para realizar una actividad deportiva en la que queremos tener sujeción extra. Son de neopreno, normalmente.

    Ortesis de sujeción con estructura metálica: Proporcionan buena estabilidad para problemas agudos traumáticos incluso después de una operación cuando queramos tener una buena movilidad y una buena estabilización.

    Infrarotulianas: Indicadas para los problemas de tendinitis rotuliana. Tienen unas bandas que ejercen presión sobre el tendón rotuliano proporcionando mayor apoyo.

    Ortesis de cadera:

    Algunas patologías pueden ocasionar la necesidad de recurrir al uso de una ortesis de cadera como la displasia, una luxación o una lesión cerebral. Existen diferentes tipos de ortesis de cadera. Entre los más frecuentes se encuentran:

    Estabilizadoras.
    Inmovilizadoras.
    Ortesis de cadera con abducción.

    Ortesis para tobillo y pie:

    Los tobillos y los pies son unas de las articulaciones que más sufren, los tipos más destacados son los siguientes:

    Tobilleras elásticas y ajustables: Son las tobilleras tipo calcetín, que aportan compresión a la articulación. Ofrecen calor y soporte para ayudar en la recuperación de pequeños golpes o torceduras. En este grupo se encuentran las tobilleras deportivas.

    Tobilleras estabilizadoras: fabricadas con un tejido que favorece a la compresión, suelen incluir unas cinchas o flejes que aportan un mayor agarre y hacen la función de “vendaje”.

    Walker e inmovilizadores de tobillo: recomendadas para casos más graves, como fracturas, reparaciones del tendón de Aquiles o lesiones en los ligamentos, entre otras. Ofrece una alta inmovilización del tobillo a 90º.